Movimiento y respuesta


El amigo @fjcristofol escribe en esta entrada de su blog lo siguiente:

La nunca candidata a la candidatura del PSOE a las elecciones de 2012, Carme Chacón, Ministra de Defensa, ha sacado a la palestra una de las frases del explorador británico David Livingstone: “Me muevo siempre hacia adelante”. Las citas, ese fenómeno que hace que la gente en vez de innovar y hablar por si mismos prefiera sacar el libro de frases históricas (ahora llamado wikiquote) y completar su discurso con obviedades. Si es que, como ya dijo…
Pues eso, que tirando de citas: “Panta Rei“, que dijo Heráclito; “Y sin embargo, se mueve”, para Galileo o “El movimiento se demuestra andando”, según Zenón. Eso, el movimiento. El de moda es el del 15M. Un movimiento, en mi opinión, deslegitimado por las urnas que sólo podrá conseguir esa legitimidad con una acción continua y realmente ciudadana. Más allá de acampadas efectistas, lo que hace falta es efectividad. Ya se sabe, si se necesita que algo no funcione sólo crea una comisión y los días se encargarán de dilatarlo en el tiempo y no obtener resultados. Y así están las acampadas, comisionándose y subcomisionándose, dando pasos a los lados en lugar de al frente.
Sigo siendo un auténtico descreído del movimiento y las acampadas. Más aún porque después de las elecciones queda claro que España es bipartidista. Con una acampada poco o nada se podrá arreglar. Un país en donde más de un 40% de la población con derecho a voto se queda en casa en vez de preocuparse por su futuro es un país al que pocas cosas pueden despertar. Lo que está claro es que no lo despierta una acampada. Ni siquiera una manifestación multitudinaria. Está claro, sólo los que se manifiestan son los que votan… y ni siquiera son mayoría.
El electorado de centro derecha ha vuelto a dar una auténtica lección de unidad y ha dejado claro que en esta democracia ellos son fieles y los de centro izquierda son unos libertinos que ponen los cuernos a sus partidos a poco que no les guste algo… pero, al final, siempre vuelven. De todos modos en este Matrix de la política parece que sólo se puede optar por la pastila roja o la azul, como apunta @aliquindoi. No, hay que tener amplitud de miras. El movimiento debe saber que las acampadas son gestos, más o menos inútiles, pero simples gestos que no cambian nada. Aún no se ha pasado de las protestas a las propuestas… al menos no a las propuestas razonables.

A lo que le comento:

No me creo que Cánovas que aparece quieto e inmóvil en la foto que pones en tu artículo esté ahí por casualidad, y ya que está ahí no puedo evitar tirar de citas y recordar la que el decía: “Soy enemigo del sufragio universal; pero su manejo práctico no me asusta”.
Y quizá has pecado de ese manejo en algunas de tus lineas además de no estar de acuerdo con que los gestos no cambian nada.
¿Acaso no son sino gestos los que muchas veces cambian el rumbo de la historia ?

Fotografía: Alberto Alvarez-Perea



One Comment

  1. fjcristofol wrote:

    Bueno, hay gestos que cambian la humanidad, pero no creo que este sea uno de esos. De ahí que ‘exija’ que el movimiento se demuestre en el tiempo, no con gestos que no llevan a nada como son las acampadas.
    En cuanto al sufragio universal… obviamente ahí está Cánovas para representar el bipartidismo en España. Está claro que estamos igual que en el XIX y que parece que los partidos mayoritarios se reparten el pastel por temporadas. Yo soy amigo del sufragio universal, de ahí que insista en que España -nos guste más o menos- es un país bipartidista. Hay 18 millones de españoles fieles a sus partidos.